sábado, marzo 29, 2014

MÁLAGA LA BELLA



            Fue Manuel Machado, que como su hermano Antonio había heredado el amor hacia el folclorismo que les legó su padre, Antonio Machado Álvarez, Demófilo, quien escribiese aquello de Hasta que el pueblo las canta, / las coplas, coplas no son, / y cuando las canta el pueblo, / ya nadie sabe el autor. ¡Qué bella forma, le comento a Zalabardo, de manifestar la fusión que tantas veces hallamos entre lo culto y lo popular!
            Este perderse en eso que se llama el acervo popular, lo que es de todos sin que nadie se lo pueda apropiar, se da no solo en el folclore, en esas coplas a las que alude Machado. A veces lo encontramos en otras expresiones más comunes. El otro día, durante el desayuno, Elena planteó la duda sobre el origen de la denominación Málaga la bella. A ninguno se nos escapaba que en su poema Andalucía, Manuel Machado acuñó aquello de Málaga cantaora; ¿pero de dónde procedía lo de Málaga la bella?
            Lo primero que se me vino a la cabeza fue una de las últimas grabaciones de Enrique Morente, Adiós Málaga, que el Ayuntamiento declaró en sesión solemne patrimonio cultural de la ciudad, es decir, especie de himno extraoficial.
            Cuando llegué a casa, hablé con Zalabardo sobre el tema y decidimos tirarnos a la piscina de la búsqueda de los orígenes. Pensé primero en Alfredo Arrebola, compañero en la Facultad de Letras de Granada, cantaor él mismo, y profesor de la Cátedra de Flamencología de la Universidad de Málaga. Encontré el texto de una conferencia suya en la que, hablando de las malagueñas, el cante, no las mujeres, decía: Por este solo cante pudo merecer Málaga el apelativo machadiano de Málaga cantaora. Y como Málaga la bella fue bautizada por la copla popular. Esta frase me abría la puerta a la creencia de ese origen popular, de que el apelativo proceda de alguna letra del flamenco.
            Pero había que asegurarse; nunca se puede dar algo por definitivo así como así. ¿Sería posible rastrear alguna raíz culta? Y, de acuerdo con el refrán, al primer tapón, zurrapas, que ya Covarrubias explica que se dice de cuando, en la primera ocasión, se descubre la poquedad o flaqueza de algo. Quiero decir que, siguiendo un orden cronológico, nos encontramos lo siguiente:
            Salvador Rueda, malagueño de Benaque (1857-1933), en un libro llamado Cantos de la vendimia (1891), incluyo las fechas no por erudición, sino por necesidad del propósito, dio entrada a un poema titulado Málaga (subtitulado Copla popular), en el que unos versos dicen:
Esta es Málaga la bella,
paraíso en que nací,
entre sus luces viví
y mi ser formose en ella.
            Rubén Darío compuso Tierras solares en 1904 (yo poseo una bella edición de 1920) y, en el capítulo dedicado a Málaga, escribe: Esta es la dulce Málaga, llamada la bella, de donde son las famosas pasas, las famosas mujeres y el vino preferido para la consagración.
            Y, por último, Valle-Inclán, en Luces de bohemia, de 1920, pone en boca de Don Filiberto, redactor jefe de El Popular, la siguiente frase: …cuando me premiaron en los Juegos Florales de Málaga la Bella…
            Bien, vamos con las raíces populares. Empiezo con la principal. En un trabajo titulado Almería en la historia del flamenco, firmado por Antonio F. García Rodríguez y publicado por el Centro Virtual Cervantes, se habla de que Don Antonio Chacón (Jerez de la Frontera, 1869-1929), cantaor que se hizo famoso por su interpretación de las cartageneras, granaínas y malagueñas, y creador de un estilo peculiar de cantar estas últimas, llevaba en su repertorio una malagueña que había sido compuesta por El Ciego de la Playa (Francisco Giménez Belmonte, almeriense, cantaor, tocaor y trovero, nacido en 1864 y muerto en 1925 que decía así:
Corte.
¡Viva Madrid que es la Corte!
¡Viva Málaga la bella!
Y para puertos bonitos,
Barcelona y Cartagena.
            Es muy difícil encontrar grabaciones de Chacón. En YouTube hay algunas y debe estar la que digo, aunque soy incapaz de encontrarla. Sin embargo, podéis oírla, junto con otras, en en una página llamada Quejío flamenco. Don Antonio Chacón (http://pedelgom.blogspot.com.es/2009/05/don-antonio-chacon-y-la-malaguena.html)
            Aún más: En el trabajo firmado por Mariví Verdú y Francisco Barrabino titulado Malagueñas de fiesta, se cita la que ellos consideran malagueña más popular, más clásica y que no han visto publicada nunca. Es esta:
¡Adiós Málaga la bella;
adiós Málaga que sí!
Tierra donde yo nací,
para todos fuiste madre
y madrastra para mí.
¡Adiós Málaga la bella!
¡Adiós Málaga la bella!
            No obstante, esta malagueña es pieza clave en la zarzuela ¡Adiós Málaga la bella!, que compusieron José Carlos Cabas y Antonio Sáenz y que se estrenó en 1904. Posterior, pues, al poema de Rueda.
            Por último quiero citar una copla cuya datación desconozco. Es un verdial de estilo de los Montes que dice así:
Viva Málaga la bella
y vivan los verdiales,
que cuando baila mi niña
hasta el mismo sol que sale
se va muriendo de envidia.
            Y, en vista de todo, concluyamos: ¿qué fue antes, el huevo o la gallina? ¿Fue Salvador Rueda, lo digo por las fechas, quien acuñó la expresión Málaga la bella y luego otros la hicieron suya o fue el poeta de Benaque quien la tomó de los orígenes inciertos de la música popular? En cualquier caso, parece constatarse lo que decía Manuel Machado: una vez que el pueblo las canta, nadie sabe quién fue el autor de la copla. Ni falta que hace.
            Le digo a Zalabardo que me ha salido un apunte algo extenso, pero confío en que se me puede disculpar.

4 comentarios:

Señor Potoca dijo...

Muy instructivo, muy lindo artículo, muy bien escrito, hace mucho no pasaba por aquí a leerlos, les mando un saludo.

MARIA LUISA PADILLA RECIO dijo...

Me ha encantado el artículo!!!Sí muy instructivo, lindo y muy bien escrito. Felicidades!!!

MARIA LUISA PADILLA RECIO dijo...

!!!Anastasio, qué buenos contenidos los de tu blog!!! La casualidad me ha llevado a encontrarlo.Y después murmurarán de las tecnologías. En este momento me he transpotado al IES de Fuengirola y a aquel año de nuestras prácticas como profesores agregados,después cada uno en un buen centro de Málaga la bella, llegarían los accesos a cátedra y otras menudencias.Un abrazo para Mercedes para ti y todos los tuyos.!Qué suerte disponer de tiempo para leer escribir y caminar...Larga vida la tuya!!!

Anastasio Álvarez dijo...

Gracias, María Luisa. Ha sido un placer encontrarte y un honor que te guste este blog.